Una oficina limpia contribuye a mejorar el ambiente y ofrecer una sensación más confortable a los trabajadores y a los clientes.