Limpiar las baldosas puede ser un trabajo bastante fácil, pero las uniones entre ellas suelen acumular polvo, grasa y suciedad, que si están en contacto con la humedad terminan generando hongos bastante desagradables.